domingo, 11 de marzo de 2018

3Y0Z, Bouvet Dxpedition....estuvimos así de cerca



La milla más larga.

Estuvimos así de cerca. La isla yacía frente a nosotros; sonriéndonos, haciéndonos señas. El cielo estaba despejado y el viento estaba tranquilo. Las condiciones eran ideales para un aterrizaje, pero no fue así.

Habíamos llegado tres días antes. Bouvet estaba envuelto en niebla y las nubes cubrían la isla. Nuestro barco rodó en las olas impulsado por 39 nudos con vientos del noreste. Con el tiempo, el clima se despejó pero los vientos persistieron y no fue posible el aterrizaje. En los siguientes 2 días, la niebla y las nubes nuevamente oscurecieron la isla. Durante las ventanas cortas de clima, el barco se movió a lo largo de la costa este de Bouvet para evaluar las posibilidades de aterrizaje hasta el anochecer. La tercera noche se desató el infierno.

Los vientos eran de 60 a 70 nudos y el mar estaba enojado. El barco roló hasta 32 grados en babor y estribor, una excursión de 64 grados, y el anclaje cerca de la isla se volvió difícil y peligroso. Los pronósticos meteorológicos del capitán no predijeron cambios en las condiciones durante una semana. Después de que fallara un acoplamiento en el tren de impulsión del motor de estribor, el capitán declaró que no se podía llevar a cabo la DXpedición por seguridad y tomó la decisión de abortar la misión.

El 3 de febrero, nos despertamos con la vista que os enseño en la foto, una isla prístina en el sol. Pero el capitán había hecho su llamada. Por casualidad o intervención divina, la llamada del capitán podía haber evitado el desastre. Si el fallo mecánico hubiera ocurrido después de que algunos miembros del equipo hubieran aterrizado en Bouvet, el resultado de este proyecto podría haber sido aún más desastroso.

Inicialmente establecimos nuestro rumbo para regresar a Punta Arenas, Chile. Luchar contra los mares que se aproximaban y los fuertes vientos del oeste era una tarea desalentadora con un solo motor. Cambiamos el rumbo para Ciudad del Cabo, Sudáfrica, 1000 millas más cerca, para evitar el mal tiempo y el hielo que había entre nosotros y Chile. Después de caminar entre 4 y 6 millas por hora durante 14 días, fuimos recibidos en Ciudad del Cabo por los hams locales que salieron al puerto para reunirse con nosotros, bombardeando "CQ" en su ketch de 32 pies. Después de un largo y decepcionante viaje de 31 días en el frío Atlántico Sur, los 20 miembros del equipo cansados ​​del mar estaban listos para poner un pie en tierra firme.

Durante las próximas semanas, se verán cuales son nuestros planes futuros. Te mantendremos informado. Gracias por tu apoyo y por seguirnos durante este viaje.

Estábamos muy cerca, a solo una milla de distancia. Pero fue una milla muy, muy larga. 3Y0Z Team.

73´s, Luis EA1CS

No hay comentarios:

Publicar un comentario